¿Qué preguntas debemos de tener en consideración en una entrevista de trabajo?

Copia de Copia de Copia de Copia de POST BLOG 5

Teniendo en cuenta los posts realizados anteriormente sobre cómo mejorar nuestro currículum y nuestra empleabilidad, desde Área Formación creemos que es buena idea hacer referencia también a algo que a todos nos llama la atención a la hora de presentarnos a una entrevista de trabajo: cómo y qué responder cuando nos pregunten, por este motivo cabe hacer referencia a qué preguntas que debemos de tener en consideración en una entrevista de trabajo.

Todos queremos causar buena impresión y para ellos necesitamos controlar el modo de enfrentarnos a este tipo de preguntas, ya que pensamos que nuestro futuro personal y laboral puede depender de ese trabajo y eso nos hace sentirnos inseguros y por tanto, intranquilos. 

En este post sobre preguntas que debemos de tener en consideración en una entrevista de trabajo, vamos a hablar sobre las preguntas más destacables para que nos sea mucho más fácil enfrentarnos a dicha situación y podamos superarla con éxito.

Las preguntas más relevantes a tener en consideración son las siguientes: 

1. ¿Culés son tus principales defectos? 

En cuanto a preguntas que debemos de tener en consideración en una entrevista de trabajo, esta es una de las más frecuentes y, evidentemente, puede ser un poco incómoda. En realidad, esta pregunta es una oportunidad para expresar cuales son nuestras debilidades y de qué manera las afrontamos para así convertirlas en fortalezas. De este modo, trasmitiremos una imagen de madurez, profesionalidad y de crecimiento personal. 

2. ¿Cuánto cobras actualmente? 

Esta es una de las preguntas más relevantes en una entrevista de trabajo. A primera vista puede parecer una pregunta concreta, pero no hay que contestarla con una cifra exacta, sino que la respuesta correcta va más allá de habar de dinero. Podemos dar un rango estimado de lo que cobramos o lo que deseamos cobrar en este nuevo puesto, no obstante, debemos mencionar ciertas compensaciones de tipo emocional también. De esta manera no nos cerramos ninguna puerta. Por supuesto, hay que ser inteligente y responder de forma creíble y sincera. 

3. ¿Por qué quieres dejar tu empresa actual? 

Cuando nos hacen esta pregunta en una entrevista de trabajo debemos de afrontarla de manera positiva. Es aconsejable que hablemos de crecimiento profesional, nuevos retos, así como la capacidad para detectar nuevas oportunidades laborales. Además, otro punto a favor sería hacer referencia a lo aprendido en nuestra empresa anterior y lo capacitados que estamos para poderlos desarrollar aún más en esta. Nunca hay que mencionar puntos negativos del trabajo actual, ni de los compañeros o jefes, a no ser que se mencionen muy expresamente por parte del entrevistador. 

4. ¿Por qué quieres trabajar con nosotros? 

Otra de las preguntas que debemos de tener en consideración en una entrevista de trabajo es la de por qué queremos trabajar en esa empresa. Debemos evitar las respuestas que hacen referencia al salario, por ejemplo. No queremos dar una imagen demasiado materialista, por lo tanto, está bien que hagamos referencia a que nos hemos interesado por la empresa y hemos investigado sus valores, su misión y visión, su proyección a futuro… Hablar sobre la filosofía de la misma y de que la compartimos, de las oportunidades de crecimiento profesional, etc. nos dará ese plus que necesitamos para afrontar este tipo de preguntas con éxito. Hay que demostrar mucho conocimiento acerca de la empresa y del puesto, si no, daremos la impresión de querer aparentar algo que no es cierto. 

5. ¿Dónde te ves de aquí a 5 años? 

Cuando nos hacen esta pregunta en una entrevista, no contestaremos lo correcto si no nos hemos preparado bien. El entrevistador quiere saber si tenemos proyección de futuro y cuáles son nuestras ambiciones. Por lo tanto, debemos de hacer hincapié sobre todo en el aprendizaje que queremos adquirir durante todo este tiempo. Deberemos afirmar que, evidentemente, nos vemos ayudando a la empresa y creciendo con ella. Podemos hablar del corto, medio y largo plazo e indicar objetivos distintos para cada periodo. Eso nos mostrará como personas con habilidad para planificar con sensatez y sentido común. 

6. ¿Prefieres trabajar solo o en equipo? 

Trabajar en equipo es una de las habilidades más valoradas por las empresas hoy en día. La respuesta a esta pregunta debe de ser afirmativa, así como poner un ejemplo de cómo hemos trabajado en equipo en nuestros trabajos o estudios anteriores. Si tenemos alguna experiencia en liderazgo, es el momento de transmitirla. La empresa  Randstand comparte un artículo sobre la importancia de esta soft skill.

7. ¿Por qué deberíamos contratarte? 

En este caso, debemos hablar de lo que nos diferencia de los demás, teniendo en cuenta nuestras habilidades, experiencia y personalidad. Hacer referencia a los logros conseguidos durante nuestra trayectoria profesional, que sean perfectamente contrastables, centrará la atención del entrevistador en la posibilidad de encajar nuestro perfil con el puesto ofrecido. No obstante, poner ejemplos de nuestros éxitos personales a nivel social o en nuestra etapa de estudiantes, ayudará a reforzar dichas habilidades mencionadas si están relacionados con las mismas.

8. ¿Tienes alguna pregunta? 

Lo que se pretende conseguir en este momento es saber si el candidato se ha interesado lo suficiente por la empresa y el puesto. Por tanto, tendremos que prepararnos algunas preguntas a realizar, pero ¡cuidado!, han de tener sentido y han de encajar con la imagen que estamos intentando ofrecer. Debemos ser inteligentes y poder justificar, si nos lo preguntan, por qué estamos interesados en conocer esa información que solicitamos: “¿Cómo es un día de trabajo en la empresa?”, “¿Cuántas personas formarían parte de mi equipo?”, “¿En qué espacio de la empresa está ubicado el puesto al que estoy optando?”… serían algunos ejemplos que podríamos utilizar si el entrevistador nos hace esa pregunta.

Por último, cabe destacar que vale la pena prepararse bien cada entrevista de trabajo. Una vez nos aprendamos las respuestas a estas preguntas difíciles y seamos capaces de contestarlas con naturalidad (no aprendidas de carrerilla como si estuviéramos recitando algo memorizado – ¡eso nunca!) nos sentiremos más seguros y ese aplomo se transmitirá al entrevistador, con lo cual, la primera impresión que le causaremos será mucho más favorable, la entrevista se desarrollará de forma mucho más cordial y menos “traumática”, y ello también redundará en nuestro favor. 

Desde Área Formación impulsamos la mejora de las competencias profesionales, así como de conocimientos y capacidades para promover la empleabilidad de nuestros alumnos. Por este motivo, te recomendamos que le eches un vistazo a nuestros certificados de profesionalidad. 

No lo olvides: ¡Tu futuro profesional, comienza aquí! 

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.